Inicio Institucional Empresas La magia de la niña Plumrose todavía perdura entre los venezolanos

La magia de la niña Plumrose todavía perdura entre los venezolanos

258
Plumrose

“¿Señor, me da un jamón Plumrose?”. Esa frase tiene 32 años resonando en la memoria y los corazones de los venezolanos, y quien la dijo fue María Andreina Rauseo, la Niña Plumrose original, quien no se imaginaba a sus ocho años que se iba convertir en un icono de la navidad venezolana.

El comercial de jamón planchado, con la también memorable melodía “Ven, comparte y disfruta”, fue grabado entre la panadería Brioche de Las  Mercedes, Sabana Grande y Chacaíto, emitido por primera vez en 1987. Rauseo estaba en la escuela y también cantaba en Voces Blancas de Elisa Soteldo.

En ese comercial el vendedor fue interpretado por Gilbert Ducournau, un francés asentado en Venezuela, y quien canta la canción es Maribel, quien era amiga de los padres de Rauseo. Asimismo, el repartidor del jamón resultó ser el hijo de una amiga de la madre de Rauseo.

“Tras un par de casting, la agencia Corpa negoció directamente con mis padres (nunca he tenido agente) y eso representó una semana de permiso en mi escuela. Desde los 8 años aprendí a pedir jamón”, refiere entre risas la hoy comunicadora social.

Esa experiencia marcó mi vida. Fue mi primera cuña, mi primer trabajo, y con ese ingreso se abrió mi primera cuenta bancaria. Grabé otros comerciales pero para mí todo aquello era un hobbie”, aseveró Rauseo, quien actualmente reside en Miami, Estados Unidos.

El comercial, que fue un éxito rotundo,fue emitido por la televisión nacional durante más de 15 años y ganó un premio ANDA, representó en cada ocasión una negociación entre los padres de Rauseo y la empresa. Plumrose hizo un segundo comercial, con otra niña en el año 1997.

Rauseo se hizo adulta y estudió comunicación social, a sabiendas de que el mercadeo era su destino. Actualmente, trabaja en Microsoft como gerente de mercadeo de producto para aplicaciones de negocios para América Latina y el Caribe.

La secuela “Buenos deseos”

Para el año 2003 Plumrose la contactó y negoció la reemisión del comercial. Tres años después la empresa decide hacer una continuación de la cuña y hace un casting en el cual participó una prima de Rauseo, quien dio su contacto a Plumrose.

La cuña, esta vez creada por la agencia Piso Creativo y llamada “Buenos deseos”, fue emitida en 2006 y mostraba a Rauseo como una mujer casada y con una hija, mientras recordaba la historia del comercial original. Esta pieza consolidó a la Niña Plumrose en el imaginario colectivo.

“Fue una sorpresa que el chico a quien le tocaba ser mi esposo fue Diego Vallenilla, uno de mis compañeros de la universidad”, acotó. La niña de la cuña era hija de una trabajadora de Plumrose.

“Ese año también grabé unos videos motivacionales para los camioneros (de la marca). Allí me di cuenta que la gente me pellizcaba los cachetes como si todavía tuviera 8 años y me pedían ‘ponte triste’ o ‘pide jamón’”.

“Ya soy adulta pero en la memoria de la gente todavía sigo siendo esa misma niña”, acotó.

El regreso animado

En este 2019 Plumrose sacó una versión animada de la Niña Plumrose en varios comerciales, de la agencia ARS. Este es el único caso en la historia de la publicidad venezolana en el cual se cuenta una historia con cuatro piezas distintas y con bastante tiempo entre cada una de ellas.

La empresa buscó una modelo (la abogada Estephanie Solórzano) para representar a la niña en la gira “La ruta del pan de jamón”. “Mis amigas del colegio me avisaron que andaba una muchacha vestida de mí, y Toto Aguerrevere, quien estudio conmigo en la universidad, le dio a la empresa mi contacto. Ellos me enviaron lo que hicieron y me encantó. Es genial”, aseveró.

Rauseo manifestó que estaría dispuesta a retomar su rol de Niña Plumrose.  “Para mi Plumrose es una conexión mágica de familia y de emoción, de navidad y de crecimiento como ser humano”, destacó.