Inicio Institucional Empresas Bristol Myers Squibb y Acceleron presentan los primeros resultados del estudio fase...

Bristol Myers Squibb y Acceleron presentan los primeros resultados del estudio fase 2 BEYOND de luspatercept (Reblozyl®) en adultos con beta talasemia no dependiente de transfusiones (NDT)

190
Alessandro Bazzoni

Por Alessandro Bazzoni

Bristol Myers Squibb (NYSE: BMY) y Acceleron Pharma Inc. (NASDAQ: XLRN) han anunciado que los primeros datos del estudio fase 2 BEYOND que evalúa Reblozyl® (luspatercept), un agente de maduración eritroide primero en su clase, junto con el mejor tratamiento de soporte en pacientes adultos con beta talasemia no dependiente de transfusiones (NDT), fueron presentados en el congreso virtual de la Asociación Europea de Hematología (EHA) 2021 como parte de su simposio presidencial (Resumen N.ºS101). Los resultados demostraron que el 77,7% de los pacientes tratados con luspatercept consiguieron un aumento de la hemoglobina (≥1,0 gramo/decilitro) en comparación con el 0% de los pacientes del grupo placebo. Los cambios en los resultados comunicados por el paciente también se correlacionaron con aumentos de la hemoglobina. La beta talasemia NDT es un término utilizado para describir a los pacientes que no requieren transfusiones de hematíes regulares durante toda la vida para sobrevivir, aunque pueden requerir transfusiones ocasionales o incluso frecuentes, habitualmente durante períodos definidos de tiempo.

“Los pacientes con beta talasemia no dependiente de transfusiones experimentan anemia crónica y sobrecarga de hierro, lo cual puede dar lugar a una serie de complicaciones clínicas y existe una gran necesidad de opciones de tratamiento”, señaló el Dr. Ali Taher, Miembro del Real Colegio de Médicos, de la Universidad americana de Beirut e investigador del estudio BEYOND. “Los resultados del estudio BEYOND muestran el potencial clínico de luspatercept para mantener la elevación de los niveles de hemoglobina en una mayoría de los pacientes independientemente de su nivel basal de hemoglobina, y se observaron mejorías en los resultados de la calidad de vida en adultos con beta talasemia no dependiente de transfusiones”.

Luspatercept es el primer y único agente de maduración eritroide aprobado en la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá para abordar la anemia asociada a la beta talasemia y los síndromes mielodisplásicos de bajo riesgo, lo que representa una clase de terapia importante para pacientes elegibles.

“Estamos entusiasmados por la magnitud de la mejoría observada entre los pacientes tratados con luspatercept en el ensayo BEYOND”, señaló Habib Dable, presidente y consejero delegado de Acceleron. “Estos datos refuerzan aún más nuestra confianza en el potencial de luspatercept para convertirse en una opción destacada para esta importante población de pacientes desatendida en todo el mundo”.

“Los resultados que se van a presentar en el congreso de la EHA siguen poniendo de relieve los múltiples beneficios observados con luspatercept para tratar la anemia y conseguir la independencia de la transfusión, además de mostrar su potencial para los pacientes con enfermedad no dependiente de transfusiones que se enfrentan a una serie de complicaciones de salud graves, frecuentemente de por vida”, señaló el Dr. Noah Berkowitz, vicepresidente senior de Desarrollo de hematología de Bristol Myers Squibb. “Junto con nuestros socios de Acceleron, estamos comprometidos en avanzar nuestro programa clínico para luspatercept para los pacientes que sufren trastornos sanguíneos asociados con anemia”.

Resultados del estudio BEYOND

BEYOND es un estudio fase 2, aleatorizado, doble ciego, multicéntrico, controlado con placebo para determinar la eficacia y seguridad de luspatercept frente a placebo en adultos con beta talasemia no dependiente de transfusiones (NDT). Los pacientes elegibles eran pacientes ≥18 años de edad con beta talasemia o hemoglobina (Hb) E-beta talasemia y que recibieron ≤5 unidades de hematíes en las 24 semanas previas a la aleatorización, con una Hb basal media ≤10,0 gramo/decilitro (g/dl).4

En el estudio, 145 pacientes fueron aleatorizados 2:1 a recibir luspatercept, 1 miligramo/kilogramo (titulación hasta 1,25 mg/kg) o placebo por vía subcutánea cada 3 semanas durante ≥48 semanas. Los pacientes de ambos grupos siguieron recibiendo tratamiento de soporte, incluyendo transfusiones de hematíes según lo indicado y terapia quelante de hierro. El criterio de valoración principal fue la consecución de un aumento medio de Hb de ≥1,0 g/dl de Hb respecto al basal durante un intervalo continuado de 12 semanas desde las semanas 13-24 en ausencia de transfusiones de hematíes. Los criterios de valoración secundarios fueron la proporción de pacientes que no requirieron transfusiones de hematíes durante las semanas 1-24, que alcanzaron un aumento medio de Hb de ≥1,5 g/dl respecto al basal hasta las semanas 13-24 y el cambio medio en los resultados comunicados por el paciente en las puntuaciones de los dominios de fatiga y debilidad en pacientes con beta talasemia NDT (NTDT-PRO T/W) (puntuaciones más altas reflejan una peor calidad de vida; CdV).4

Durante un intervalo continuo de 12 semanas desde las semanas 13-24 en ausencia de transfusiones de hematíes, 74 de 96 (77,1%) de los pacientes del grupo de tratamiento con luspatercept alcanzaron el criterio de valoración principal del estudio, aumento medio de Hb de ≥1,0 g/dl de Hb respecto al basal, frente a 0 de 49 (0%) pacientes en el grupo placebo (P<0,0001). El criterio de valoración principal se alcanzó en 40 de 55 (72,7%) pacientes del grupo de luspatercept con una Hb media basal de <8,5 g/dl frente a 0 (0%) de los pacientes del grupo placebo (P<0,0001), y 34 de 41 pacientes (82,9%) con una Hb media basal de ≥8,5 g/dl frente a 0 pacientes (0%) en el grupo de placebo (P<0,0001). En un criterio de valoración secundario fundamental del estudio, durante las semanas 13-24, 50 de 96 pacientes (52,1%) del grupo de luspatercept alcanzaron un aumento medio de la Hb de ≥1,5 g/dl comparado con el basal frente a 0 pacientes (0%) en el grupo placebo (P<0,0001). El 89,6% de pacientes en el grupo de luspatercept no requirieron transfusión en las semanas 1-24 frente al 67,3% de los pacientes del grupo placebo (P=0,0013). También se observó que las mejorías en los resultados de CdV comunicados por el paciente (fatiga y debilidad) se correlacionaban con los aumentos de Hb.

Los acontecimientos adversos surgidos durante el tratamiento más frecuentes de cualquier grado que se producen en ≥5% de los pacientes fueron dolor óseo (36,5% luspatercept frente a 6,1% placebo), cefalea (30,2% frente a 20,4%) y artralgia (29,2% frente a 14,3%). No se notificaron neoplasias malignas ni acontecimientos tromboembólicos en pacientes tratados con luspatercept.

Acerca de la beta talasemia

La beta talasemia es un trastorno sanguíneo hereditario causado por un defecto genético de la hemoglobina. Es uno de los trastornos autosómicos recesivos más frecuentes y se estima que la incidencia anual total de individuos sintomáticos es de 1 de cada 100.000 personas a nivel mundial y 1 de cada 10.000 personas en la Unión Europea.5 La enfermedad está asociada con eritropoyesis ineficaz, lo que da como resultado la producción de menos hematíes y menos sanos, lo que con frecuencia conduce a una anemia grave, una afección que puede ser debilitante y puede provocar otras complicaciones para los pacientes, así como otros problemas de salud graves. Las opciones de tratamiento para la anemia asociada con beta talasemia son limitadas, consistiendo principalmente en transfusiones frecuentes de hematíes, que tienen el potencial de contribuir a una sobrecarga de hierro, lo que puede provocar complicaciones graves tales como daño orgánico.5 La talasemia no dependiente de transfusiones es un término usado para describir pacientes que no requieren transfusiones regulares de por vida para la supervivencia, aunque pueden experimentar una serie de complicaciones clínicas y requieren transfusiones ocasionales o incluso frecuentes, habitualmente durante períodos definidos de tiempo.6

Bristol Myers Squibb: avanzar en la investigación sobre el cáncer

En Bristol Myers Squibb, los pacientes están en el centro de todo lo que hacemos. El objetivo de nuestra investigación es aumentar la calidad de vida de los pacientes, la supervivencia a largo plazo y hacer que la curación sea una posibilidad. Aprovechamos nuestra profunda experiencia científica, tecnologías de vanguardia y plataformas de descubrimiento para descubrir, desarrollar y aportar nuevos tratamientos para los pacientes.

Aprovechando nuestro trabajo y legado transformadores en Hematología e Inmuno-oncología que ha cambiado las expectativas de supervivencia en muchos cánceres, nuestros investigadores están haciendo avanzar una cartera de productos en desarrollo profunda y diversa en múltiples modalidades. En el campo de la terapia con células inmunitarias, se incluyen receptores de antígeno quimérico de células T (CAR-T) para numerosas enfermedades en fase de registro y una cartera de productos en fase precoz de desarrollo creciente que amplía las dianas de las terapias celulares y genéticas y las tecnologías. Estamos desarrollando tratamientos para el cáncer dirigidos a vías biológicas diana usando nuestra plataforma de homeostasia de proteínas, una capacidad de investigación que ha sido la base de nuestras terapias aprobadas en mieloma múltiple y varios compuestos muy prometedores en etapas de desarrollo precoz y a medio plazo. Nuestros investigadores se están dirigiendo a diferentes vías del sistema inmunitario para abordar interacciones entre tumores, el microambiente y el sistema inmunitario para ampliar aún más los avances que hemos hecho y ayudar a más pacientes a responder al tratamiento. Combinar estas estrategias es clave para aportar nuevas opciones para el tratamiento del cáncer y abordar el problema creciente de la resistencia a la inmunoterapia. Innovamos internamente y en colaboración con la academia, los gobiernos, los grupos de defensa de pacientes y compañías biotecnológicas, para ayudar a conseguir que la promesa de transformar el curso de la enfermedad con medicamentos innovadores sea una realidad para los pacientes.

Por Alessandro Bazzoni