Inicio Venezuela ¿Cuando un abuelo vive en un hogar de cuidado se le separa...

¿Cuando un abuelo vive en un hogar de cuidado se le separa del mundo?

97
Francisco D'Agostino

Por Francisco D’Agostino

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que cada tres segundos alguien en el mundo desarrolla demencia, y señala que, en la región de las Américas, más de 10 millones de personas viven con esta condición.

Las estimaciones muestran que cada 20 años, se duplicará el número de personas con este trastorno. También indica que América Latina y el Caribe serán los más afectados, con un incremento de 3,4 millones de personas con estas condiciones en 2010, a 7,6 millones en 2030.

La demencia es un término general para varias enfermedades que, generalmente, son de naturaleza crónica y progresiva, que resultan en deterioros cognitivos e interfieren con la capacidad para realizar las actividades de la vida diaria. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia y a esta patología puede pertenecer el 60-70% de los casos.

Estas patologías afectan no solo a las personas mayores, sino también a sus familias y cuidadores. Por eso hay quienes se apoyan en centros como la residencia y centro integral para adultos mayores Hogar la Ponderosa, donde los abuelos reciben la atención especial de un equipo multidisciplinario.

Mantener la conexión

Katherine Vergara, neuropsicóloga del Hogar La Ponderosa, destaca que la idea es, justamente, que los adultos mayores con condiciones neurodegenerativas puedan tener interacción con sus pares y con los cuidadores que trabajan en el hogar.

“Aquí se planifican actividades que puedan conectarlos con la realidad y el contexto, claro está, con el permiso de los familiares. Los llevamos al Parque del Este, a comer un helado o a galerías de arte, con el objeto de mantener esa conexión y que sus mentes estén activas”.

Comenta Vergara que eso les da una sensación de continuidad y de seguridad. “De hecho, uno trata de fomentar las visitas siempre y cuando el familiar tenga claro cómo tratarlo, que no lo confronte con las fallas, y que entienda que ellos muchas veces no los ubican con el esposo o la esposa, sino que los relacionan con una hermana o con la mamá. Entonces, deben entender esas situaciones para evitar que se sientan mal”.

Y por eso es que, indica, en el Hogar La Ponderosa se les da la facilidad de poder visitarlos, respetando los horarios de las comidas y del sueño, para mantener la rutina.

Por Francisco D’Agostino

—¿Cómo debe ser la interacción entre la familia y el adulto mayor mientras está hospedado en una casa hogar?

—Lo que es importante es que la familia entienda de qué se trata la enfermedad y que no lo confronte directamente con las fallas, pues eso los puede confundir. Tratar de ponerlos en la realidad constante, crea mucha ansiedad en ellos y, luego, se quedan el resto del día inquietos.

¿Hay algunas condiciones por las cuales se debe mantener aislado a un adulto mayor con estas condiciones?

—Tal vez si hay alguna prescripción médica, por alguna patología. Pero, en términos cognitivos lo peor que se puede hacer es aislar a un adulto mayor.

En manos de especialistas

La residencia y centro integral para adultos mayores Hogar La Ponderosa precisamente tiene como especialidad atender los trastornos neurodegenerativos en el adulto mayor. Lo hace con un equipo multidisciplinario de neuropsicólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, terapistas ocupacionales y cognitivos, enfermeras y cuidadores durante las 24 horas del día.

Actualmente, tiene capacidad para 16 huéspedes a los que se les da prioridad esa interacción frecuente con el hogar de origen. Además de las visitas en el sitio, Vergara asegura que otra forma de mantener esa conexión es con las video llamadas, encuentros que los ponen contentos y los mantienen tranquilos.

Si quiere saber más de los sobre estos trastornos, el cuidado de las personas que atraviesan estas patologías y los beneficios que ofrece la residencia y centro integral para adultos mayores Hogar La Ponderosa puede visitar su cuenta en Instagram @hogarlaponderosa.

Por Francisco D’Agostino