Inicio Mundo Los videojuegos pueden estar asociados a un mejor rendimiento cognitivo en los...

Los videojuegos pueden estar asociados a un mejor rendimiento cognitivo en los niños

67
Videojuegos

Un estudio realizado con alrededor de 2.000 niños descubrió que los que declararon haber jugado a los videojuegos durante tres horas diarias o más obtuvieron mejores resultados en las pruebas de habilidades cognitivas relacionadas con el control de los impulsos y la memoria funcional en comparación con los niños que nunca habían jugado a los videojuegos. Este estudio, publicado hoy en JAMA Network Open, analizó los datos del estudio en curso de desarrollo cognitivo y cerebral del adolescente (ABCD, por su sigla en inglés)

, que cuenta con el apoyo del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por su sigla en inglés) y otras entidades de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por su sigla en inglés).

«Este estudio contribuye a nuestra mayor comprensión de las asociaciones entre la participación de los videojuegos y el desarrollo del cerebro», dijo la directora del NIDA, la doctora Nora Volkow. «Varios estudios han relacionado los videojuegos con problemas de comportamiento y de salud mental. Este estudio sugiere que también puede haber beneficios cognitivos asociados a este pasatiempo popular, lo que merece una mayor investigación.»

Aunque varios estudios han investigado la conexión entre los videojuegos y el comportamiento cognitivo, los mecanismos neurobiológicos que subyacen a las asociaciones no son bien conocidos. Sólo unos cuantos estudios de neuroimagen han abordado este tema, por lo que el tamaño de las muestras de esos estudios es bajo, con menos de 80 participantes.

Para abordar esta brecha en la investigación, los investigadores de la Universidad de Vermont, en Burlington, analizaron los datos obtenidos cuando los niños entraron en el Estudio ABCD a los 9 y 10 años de edad. El equipo de investigación analizó datos de encuestas, datos cognitivos y datos de imágenes cerebrales de casi 2.000 participantes de la cohorte más grande del estudio. Separaron a estos niños en dos grupos, los que declararon no jugar a ningún videojuego y los que declararon jugar a los videojuegos durante tres horas al día o más. Este límite se seleccionó porque supera las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría

sobre el tiempo de pantalla, que recomienda limitar el tiempo de videojuegos a una o dos horas al día para los niños mayores. Para cada grupo, los investigadores evaluaron el rendimiento de los niños en dos tareas que reflejaban su capacidad para controlar el comportamiento impulsivo y para memorizar información, así como la actividad cerebral de los niños mientras realizaban las tareas.

Los investigadores descubrieron que los niños que declararon haber jugado a los videojuegos durante tres o más horas al día eran más rápidos y precisos en ambas tareas cognitivas en comparación con los que nunca habían jugado. También observaron que las diferencias en la función cognitiva observadas entre los dos grupos estaban acompañadas con diferencias en la actividad cerebral. Los análisis de imágenes cerebrales por resonancia magnética funcional descubrieron que los niños que jugaban a los videojuegos durante tres o más horas al día mostraban una mayor actividad cerebral en las regiones del cerebro asociadas a la atención y la memoria en comparación con los que nunca habían jugado. Al mismo tiempo, los niños que jugaban al menos tres horas de videojuegos al día mostraban una mayor actividad cerebral en las regiones cerebrales frontales que se asocian a tareas más exigentes desde el punto de vista cognitivo y una menor actividad cerebral en las regiones cerebrales relacionadas con la visión.

Los investigadores piensan que estos comportamientos pueden ser el resultado de la práctica de tareas relacionadas con el control de los impulsos y la memoria mientras juegan a los videojuegos, las cuales pueden ser exigentes desde el punto de vista cognitivo, y que estos cambios pueden llevar a un mejor rendimiento en las tareas relacionadas. Además, es posible que la baja actividad relativa en las áreas visuales entre los niños que declararon jugar a los videojuegos refleje que esta área del cerebro puede volverse más eficiente en el procesamiento visual como resultado de la práctica repetida a través de los videojuegos.

Aunque estudios anteriores han informado de asociaciones entre los videojuegos y el aumento de la depresión, la violencia y el comportamiento agresivo, este estudio no encontró que esa relacion. Aunque los niños que declararon haber jugado a los videojuegos durante tres o más horas al día solían informar de mayores problemas de salud mental y de comportamiento en comparación con los niños que no jugaban a los videojuegos, los investigadores descubrieron que esta asociación no era estadísticamente significativa, lo que significa que los autores no podían descartar si esta tendencia reflejaba una asociación o casualidad verdadera. Destacan que esta será una medida importante para continuar el seguimiento y la comprensión a medida que los niños maduren.

Además, los investigadores destacan que este estudio transversal no permite realizar análisis de causa y efecto, y que podría ser que los niños que son buenos en este tipo de tareas cognitivas hayan elegido jugar a los videojuegos. Los autores también destacan que sus hallazgos no significan que los niños deban pasar un tiempo ilimitado en sus computadoras, teléfonos móviles o televisores, y es probable que los resultados dependan en gran parte de las actividades específicas que practiquen los niños. Por ejemplo, plantean la hipótesis de que el género específico de los videojuegos, como los de acción y aventura, los de resolución de rompecabezas, los de deportes o los de disparos, puede tener efectos diferentes para el desarrollo neurocognitivo, y este nivel de especificidad sobre el tipo de videojuego jugado no fue evaluado por el estudio.

«Aunque no podemos decir si jugar a los videojuegos con regularidad causó un rendimiento neurocognitivo superior, es un hallazgo prometedor, y uno que debemos seguir investigando en estos niños a medida que pasan a la adolescencia y a la juventud», dijo el doctor Bader Chaarani, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad de Vermont y autor principal del estudio. «Hoy en día, muchos padres están preocupados por los efectos de los videojuegos en la salud y el desarrollo de sus hijos, y a medida que estos juegos siguen creciendo entre los jóvenes, es crucial que comprendamos mejor los efectos tanto positivos como negativos que pueden tener estos juegos.»

A través del Estudio ABCD, los investigadores podrán realizar análisis similares para los mismos niños a lo largo del tiempo hasta el comienzo de la edad adulta, para ver si los cambios en el comportamiento de los videojuegos están relacionados con los cambios en las habilidades cognitivas, la actividad cerebral, el comportamiento y la salud mental. El diseño del estudio a largo plazo y el amplio conjunto de datos también les permitirá tener más en cuenta otros factores relacionados con las familias y el ambiente de los niños que pueden influir en su desarrollo cognitivo y conductual, como el ejercicio, la calidad del sueño y otras influencias.

El Estudio ABCD, el mayor de su clase en los Estados Unidos, realiza un seguimiento de casi 12.000 jóvenes a medida que se convierten en adultos jóvenes. Los investigadores miden con regularidad la estructura y la actividad cerebral de los participantes mediante imágenes por resonancia magnética (IRM) y recogen información psicológica, ambiental y cognitiva, así como muestras biológicas. El objetivo del estudio es comprender los factores que influyen en el desarrollo cerebral, cognitivo y socio-emocional, para informar sobre el desarrollo de intervenciones que puedan mejorar la trayectoria de vida de los jóvenes.

El estudio sobre el desarrollo cognitivo y cerebral del adolescente y el estudio ABCD son marcas de servicio y marcas comerciales registradas, respectivamente, del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos