Inicio Mundo Uso de esteroides puede causar esquizofrenia, arritmias y daño genético

Uso de esteroides puede causar esquizofrenia, arritmias y daño genético

75
Francisco D'Agostino

Por Francisco D’Agostino.

Los esteroides anabólicos son variaciones sintéticas de la hormona masculina testosterona y causan graves daños a la salud física y mental de las personas que los usan para mejorar su rendimiento atlético. Su utilización está prohibida  por las organizaciones deportivas y las cadenas de bienestar como Gold’s Gym donde se impulsa un estilo de vida saludable a través de una sana alimentación y ejercicio físico.

María Gabriela Mena, médico internista endocrinólogo del Grupo Médico Santa Paula (GMSP), señaló que los esteroides sintéticos, de los cuales hay más de 100 tipos, se usan “para construir y fortalecer tejidos,  maximizar los fibras musculares tanto en fuerza como en volumen, y en algunos casos, también la parte ósea”.

Por Francisco D’Agostino.

Explicó que el más usado es el decanoato de nandrolona, que también se usa “para el tratamiento de quemaduras graves, insuficiencia renal crónica, algunos tipos de cáncer y HIV, y para las enfermedades que tienden a desgastar los tejidos”.

Daños a la salud

Mena indicó que los anabólicos pueden tener efectos adversos agudos como “dolores de cabeza, picazón, retención de líquidos, acidez,  diarrea, dolor abdominal, anormalidades  menstruales e hipertensión arterial”.

Resaltó que los daños crónicos pueden ser irreversibles. “Entre los efectos endocrinos que afectan a las mujeres están que la voz se hace más grave, cambios en la estructura facial y la caída del cabello. En los hombres estas sustancias pueden producir crecimiento de mamas, alteraciones en el  colesterol y los triglicéridos, e incluso impotencia e infertilidad”, comentó.

Por Francisco D’Agostino.

Mena indicó que se pueden presentan manchas en la piel y acné. En el sistema cardiovascular los esteroides pueden causar daño vascular, arritmias, alteraciones de la coagulación, hipertensión arterial, engrosamiento del músculo cardíaco, y hasta la muerte súbita.

“También pueden producir ruptura de músculos y de tendones, daño al hígado, convulsiones, edema cerebral, debilitamiento del sistema inmunológico, apnea del sueño e incluso daño genético porque el uso de anabólicos altera el genoma”, especificó.

Mena agregó que estas sustancias también afectan la salud mental porque incrementan la agresividad, crean alteraciones del estado de ánimo y del sueño, ansiedad, y ataques esquizoides. “Tuve una paciente que entrenaba para una competencia de alto rendimiento a la cual le colocaron esteroides, sufrió una crisis y se volvió esquizofrénica y el daño fue irreversible”, acotó.

Por Francisco D’Agostino.

Un serio peligro

Por su parte la entrenadora personal Cemir Palacios, quien labora en la sede de Gold’s Gym ubicada en el Centro San Ignacio, en Caracas, señaló que los esteroides anabólicos representan un serio peligro para la salud de los deportistas y las personas que entrenan en gimnasios buscando mejoras en su rendimiento y en su aspecto.

“Debido a todos los efectos secundarios que tienen y que comprometen la salud,  los esteroides anabolizantes están totalmente prohibidos en los Juegos Olímpicos y  competencias nacionales e internacionales. Antes de estos eventos se realizan pruebas antidoping, y si se descubre algún caso el atleta involucrado es descalificado”, manifestó.

Resaltó que dentro de las políticas internas de Gold’s Gym está prohibido el uso de esteroides anabólicos, así como su venta y promoción. Señaló que los entrenadores de la cadena  educan a los miembros y nuevos ingresos al respecto “para que estén conscientes de los riesgos que pueden correr”.

Para más información sobre este tema, los planes y programas de entrenamiento físico de Gold’s Gym, pueden acercarse a las sedes ubicadas en Caracas (C.C Uslar y C.C San Ignacio) y Margarita (C.C. Parque Costa Azul), o consultar las redes sociales de la empresa: @GoldsGymVE en Twitter e Instagram y GoldsGymVenezuela en Facebook.

Por Francisco D’Agostino.