Inicio Institucional Empresas Los ejercicios mentales ayudan a los adultos

Los ejercicios mentales ayudan a los adultos

99
Francisco D'Agostino
brain writes with white chalk is on hand, draw concept.

Por Francisco D’Agostino

Los ejercicios mentales y de estimulación cognitiva ayudan a los adultos mayores con trastornos neurocognitivos, como los asociados a  Enfermedad de Alzheimer, Parkinson o Huntington, a mantener su autonomía por mayor tiempo, y así a alargar su calidad de vida.

Así lo afirmó la neuropsicóloga de la residencia y centro integral para adultos mayores Hogar la Ponderosa, Erika Pazmiño, quien señaló que “el cerebro es como cualquier músculo, si no se ejercita se van a perder funciones”.

Por Francisco D’Agostino

Comentó que “los ejercicios que mantienen a un paciente estimulado van a permitirle que su cerebro no pierda la capacidad de flexibilidad mental y su número de sinapsis no descienda tan rápidamente y, por ende, va a ocurrir un enlentecimiento en el deterioro de las funciones cognitivas del paciente”.

Explicó que los trastornos neurocognitivos son enfermedades del cerebro donde se dan alteraciones en la estructura de ese órgano, que se van a traducir en modificaciones en el funcionamiento del paciente. “La mayoría son irreversibles e implican que se va a dar un deterioro progresivo en la independencia y salud general del paciente”, acotó.

Estimulación cognitiva

Pazmiño indicó que las actividades de estimulación cognitiva incluyen “ejercicios de cálculo, razonamiento, abstracción, memoria, atención, entre otros. La indicación para cada paciente dependerá de la evaluación neuropsicológica previa, que determine qué funciones se mantienen conservadas y cuáles se han perdido y en qué grado”.

“Lo que se espera con este tipo de actividades es estimular las áreas que estén conservadas. Se puede intentar lo mismo con aquellas que estén más comprometidas pero sin llevar al paciente a la frustración, pues ello sería completamente contraproducente para él, dado que se elevan los niveles de cortisol y se acelera el proceso de deterioro”, aseveró.

Por Francisco D’Agostino

Resaltó que estos ejercicios “no son solo de lápiz y papel, también se ejecutan actividades motoras o físicas, que van desde ejercitar la coordinación al lanzar una pelota y tratar de encestarla, armar rompecabezas o seguir pasos para concluir una actividad, a realizar alguna comida. Todo ello va a depender del paciente, porque no se le puede obligar a hacer algo que no vaya a disfrutar o sea desagradable para él o ella”.

La neuropsicóloga indicó que tanto los huéspedes del Hogar La Ponderosa como los adultos mayores que acuden al servicio de cuidado diario o Day Care “han reaccionado favorablemente a estos ejercicios.  Ellos lo disfrutan mucho, se esfuerzan en realizarlos con agrado, se mantienen concentrados y hasta nos han llegado a sorprender con respuestas ocurrentes y elaboradas”.

Acotó que para llevar adelante estas actividades la institución cuenta con un equipo multidisciplinario de psicólogos, médico, fisioterapeuta, personal de enfermería y cuidadores especializados.

Por Francisco D’Agostino

Programas especiales

Al ingresar al Hogar cada huésped, se investigan sus aficiones, actividades e intereses y se crea para cada uno un plan personalizado de atención, donde es primordial la estimulación cognitiva, física y social.

“Cada trastorno neurocognitivo es particular porque depende mucho de la enfermedad o enfermedades de base con las que se esté asociando, así como de la etapa de evolución en la que se encuentre y el trato o atención que se le esté brindando a la persona. De estos factores va a depender lo que vamos a hacer nosotros como profesionales para alargar la vida del paciente, intentando por todos los medios incrementar su bienestar”, acotó.

“La intención de este tipo de atenciones es prolongar la independencia y funcionalidad del huésped o paciente lo más que se pueda, pero cuando esto llegue a perderse, debido al curso de la enfermedad, se debe incluir no solo una supervisión constante sino asistencia rigurosa que promueva su calidad de vida; por ejemplo, llevando un aseo de manera correcta y de este modo evitarse infecciones perjudiciales. Así pues, se promueve su calidad de vida y bienestar”.

“Insisto, la meta es que la persona pueda hacer lo que pueda la mayor cantidad de tiempo posible”, destacó Pazmiño.

Si quiere saber más de los sobre estos trastornos, el cuidado de las personas que atraviesan estas patologías y la oferta de servicios del Hogar La Ponderosa puede visitar su cuenta en Instagram @hogarlaponderosa.

Por Francisco D’Agostino